Buscar

¡Ser sostenible o morir!

Actualizado: 22 mar

El reto para el 2022 es que el sector moda entre en un gran porcentaje en un camino a la sostenibilidad porque ya no hay marcha atrás. La pandemia dejó claro que hay que revertir el cambio climático y ser consciente con el planeta. El futuro depende de esto.

Fuente: Fashion Snoops


En la Encuesta Global 2021 Millennial y Generación Z de Deloitte más de dos tercios de los encuestados acordaron que algunos hechos ambientales que vieron durante la pandemia (por ejemplo, menos contaminación, agua más limpia) los hicieron más optimistas frente al cambio climático y creen que si es posible revertirlo. Un 28 % dijo que había comenzado a profundizar sus relaciones de consumo con empresas cuyos productos y servicios benefician al medio ambiente.


Al estudiar los ritmos y ciclos de la naturaleza, nos maravillamos de su notable capacidad para repararse a sí misma y adaptarse a las condiciones cambiantes, en gran parte inducida por el hombre. Para establecer la sostenibilidad para el éxito a largo plazo, debemos reconocer la resiliencia de la naturaleza y prestar más atención a la mitad humana del ecosistema.


¿Hacia dónde vamos?


“Enlivenment”, un marco propuesto por el filósofo Andreas Weber, presenta una visión armoniosa de la interacción entre el hombre y la tierra que se basa en la simbiosis, en lugar de la competencia. A través de esta lente se están explorando enfoques de sostenibilidad más sutiles y equilibrados que se integran fácilmente en el estilo de vida moderno.


En lugar de pensar en las certificaciones "verdes" de los productos como meta final, se piensa esfuerzos diversos y personalizados que abarcan acciones grandes y pequeñas. A través de esta postura se ha empezado a desmitificar la sustentabilidad y verla como una responsabilidad diaria que está al alcance de todos.


La interacción de los sistemas dentro de la naturaleza nos enseña una lección importante: cada entidad tiene su propósito, y los sucesos más pequeños pueden conducir a impactos evolutivos dramáticos. Con este modelo, se adopta un enfoque holístico y positivo que reconsidera cada paso e interacción en el ciclo del producto, desde la semilla hasta el vertedero. Ampliamos nuestros objetivos comerciales más allá de las ganancias para considerar la salud de quienes trabajan en las empresas, las comunidades y el planeta.

Calma la vida con calma


Las estrategias de decrecimiento, como la creación de condiciones de trabajo más equitativas y la adopción de un ritmo de producción más lento y consciente, brindan un marco valioso para abordar el bienestar ambiental y de las partes interesadas. En el nivel de creación, podemos explorar tácticas de desmaterialización, como envases planos e impresión 3D, para reducir aún más los desechos.


En lugar de diseñar productos para la obsolescencia programada o la estacionalidad, se puede pensar en cómo prolongar su vida haciéndolos más fáciles de reparar y reconfigurar. Los modelos de propiedad del productor presentan interesantes oportunidades para la circularidad al facilitar un intercambio dinámico de recursos y la reutilización a través de mercados de alquiler y de segunda mano. Operar con esta mentalidad basada en sistemas puede inyectar un nuevo propósito y creatividad en las empresas de moda y darles más vida en el tiempo.


Espacios verdes


Entre sus muchos beneficios, los espacios verdes purifican el aire, protegen contra inundaciones, proporcionan refrigeración y ahora son fundamentales para las actividades sociales. La naturaleza no es solo un placer, es una necesidad. Puede ayudar a colocar fuentes de alimentos cerca de las comunidades que más lo necesitan a través de avances en la agricultura vertical y de interior. Más allá de un buen trozo de césped, la investigación muestra que las personas anhelan la biodiversidad, y las próximas etapas en la planificación urbana se centrarán en el diseño de ecosistemas ricos y autosuficientes, en lugar de céspedes bien cuidados. Para el diseño de edificios, tiendas e infraestructura pública, el principio rector de "hacer visible la naturaleza" cobra vida. Con la equidad ecológica en mente, se vuelve imperativo que las marcas y los minoristas piensen más allá del punto de venta y encuentren formas creativas de generar un efecto neto positivo para la tierra que consumen.



Materiales de laboratorio


Entramos en una era de "sintéticos naturales", donde podemos cultivar lotes de cuero, piel, algodón e incluso tintes de color a partir de células y microbios a través de un proceso de fermentación acelerado. La capacidad de cultivar madera en un laboratorio, un experimento en el que el MIT ha tenido un éxito temprano, presentará cambios sísmicos, desde mitigar la deforestación hasta revolucionar las prácticas de diseño industrial similares a la llegada del plástico.


A medida que se agotan nuestros recursos y nuestra población continúa multiplicándose, los materiales cultivados en laboratorio podrían ser nuestro salvavidas hacia el futuro.



Conoce más sobre textiles Comertex en www.comertex.co o recibe asesoría personalizada a través de WhatsApp 3144113065


34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo