Buscar

Los nuevos hábitos de consumo

La moda ha sido uno de los sectores más golpeados durante la crisis generada por la pandemia. La industria en Colombia no estaba preparada para la virtualización y muchas marcas tuvieron que reaccionar muy rápido para poder mantenerse a flote. Ahora, que ya pasó la tormenta inicial, hay que pensar en los cambios sustanciales que quedan entre los consumidores.

El paso del Covid19 en el planeta ha dejado varias lecciones, pero, sobre todo, ha cambiado fundamentalmente los hábitos de consumo de la gente. Sin duda, el sector moda y de confección se ha visto obligado a replantearse algunas de sus estrategias para poder retomar los índices de crecimiento con los que venía antes de la pandemia y ha tenido que entrar en una dinámica virtual mucho más profunda a la que, hasta antes de 2019, le estaban haciendo el quite. Muchas empresas esperaban vivir su verdadera transformación digital “para cuando el presupuesto diera” y se vieron obligados a salir y acelerar este cambio.

Ahora que parece haber pasado la tormenta inicial, y que las aguas se están calmando, hay que tener momentos de reflexión y estudiar bien qué está pasando con el nuevo consumidor y con sus hábitos. No se trata simplemente de montar todo un engranaje digital y ya, sino de entrar a analizar a fondo lo que quiere la gente y cómo su marca puede estar ahí. Aquí les dejamos 5 claves fundamentales que la industria debe mirar.


1. El e-commerce ya no es un canal alterno

Lo primero que hay que preguntarse es ¿dónde está comprando la gente? El comercio electrónico creció 50% y muchos de los consumidores que nunca habían comprado a través de la internet ahora no solo lo hacen con mucho éxito, sino que ya se sabe que varios de los que descubrieron las compras virtuales se van a quedar ahí.

A muchos usuarios (45% de los consumidores por internet) ya no les interesa regresar a las tiendas físicas porque descubrieron que este canal cuenta con muchas posibilidades que, de muchas maneras, agiliza la vida. Las marcas deben pensar en eso y mejorar siempre la experiencia de compra.

2. Lo ‘figital’ o el mundo híbrido

La idea no es quedarse solamente en la virtualidad (23% de los que entraron a la red por causa de la pandemia dicen que dejará de usar el canal digital para sus compras), sino también que el maridaje entre lo físico y lo digital sea realmente cautivador. El consumidor de hoy espera que su regreso al mundo físico no sea tan aburrido al anterior y seguramente se dejará seducir por aquellas marcas que les propongan algo diferente y hasta disruptivo en sus experiencias e interacciones. La tendencia está marcada por temas como empezar la compra desde lo digital y poder terminarla en el mundo físico o, incluso, al contrario. Ir a la tienda, vivir el producto y luego hacer la transacción a través de la red para solucionar temas de seguridad, envío y las ventajas que tiene el mundo virtual, pero también en temas muchos más lúdicos y dinámicos donde la marcas se convierta en parte de la vida del usuario.

3. Un mundo más consciente

El consumidor actualmente es mucho más consciente de temas como cuidar el planeta, trabajo más justo y productos que duren más tiempo. Ya no se busca comprar por comprar marcas que estén de moda, sino que cada decisión tenga detrás un sentido social, sostenible, que digan su origen e, incluso, que la empresa esté basada en principios éticos fundamentales.

También se ha despertado una preocupación real por cuidar el planeta y por lo que se compra para que sea lo necesario para no llenar el mundo de cosas que se cambian muy rápidamente. Valores como la calidad, la vida útil de cada artículo, la reutilización, la resignificación de los productos y la forma como se desechan, ahora son muy importantes para el consumidor.

4. Nostalgia y emoción

Hay una tendencia real a buscar emociones de verdad en las narrativas de la marca. A raíz de la pandemia el consumidor entendió que es importante mirar al pasado y recuperar las cosas buenas que tenía la vida antes. También se revaloró la importancia de la familia; la forma como nos relacionamos y lo fundamental que es tener apoyos emocionales. El marketing de nostalgia es una tendencia grande del 2021 porque muchas marcas entendieron que hay que apuntarle a la emocionalidad que produce ver lo que se tenía antes y que no se valoraba lo suficiente.

5. Trabajo en casa

En muchos casos, el trabajo en casa llegó para quedarse y hay empresas que definitivamente seguirán con la costumbre de que su gente trabaje desde su hogar. De esta manera, los hábitos de consumo también cambiaron al tener la vida laboral, familiar y social en un mismo lugar lo que implicó adaptarse a esta nueva normalidad. La ropa cumple un papel importante en este punto ya que a la hora de consumirla se piensa más en cosas como comodidad, utilitarismo y en estar arreglado de la cintura para arriba. Igualmente, a la hora de salir, por ser un tema mucho más escaso en la era postcovid, también se vuelve más relevante. El hecho de “producirse bien” para esos compromisos es ahora una necesidad. Sabemos que históricamente, las crisis y las depresiones han dado pie a grandes movimientos de moda.

Con todos estos puntos, lar marcas de moda deben entender que el mundo cambió y, por consiguiente, su consumidor ahora es muy distinto al de hace año y medio. Aquí hay que reforzar mucho el servicio al cliente, tanto en lo físico como en la virtualidad y, por supuesto, hay que tener marcas honestas que cuenten sus historias, pero también que sean creíbles… que de verdad se comprometan con quienes los eligen a la hora de comprar.


Fuentes consultadas: Informe de Euromonitor Internacional y Portafolio

Conoce más sobre textiles Comertex en www.comertex.co o recibe asesoría personalizada a través de WhatsApp 3144113065

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo